viernes, 15 de octubre de 2010

San telmo II

Gracias a los amigos que nos acompañan

En cierta forma podemos decir que aquí empezó nuestra cultura, nuestra historia.

Aquí se realizaron las dos fundaciones de Buenos Aires. La primera con la llegada de Pedro de Mendoza para 1536, que le dio el nombre de Santa Maria de los Buenos Aires, un fuerte precario que tuvo una penosa y corta existencia, por la hostilidad de los querandíes y por enfrentamientos entre los jefes colonizadores.

Fue Juan de Garay que venia por tierra desde Asunción del Paraguay, quien en 1580 la refundò con el nombre de Santísima Trinidad y puerto de Santa Maria de los Buenos Aires, según el cronista y soldado alemán Ulrico Schmidel, la expresión Buenos Aires, era una alusión a buenos vientos y desde el punto de vista de un navegante tiene bastante sentido.

Esta zona del barrio se extiende de norte a sur, desde el parque Lezama hasta la actual Av. Independencia. Se considera que los marineros de Mendoza entraron por la actual calle Chile y en la parte más alta, donde se encuentra el parque fue fundada la ciudadela, mientras que Garay lo hizo unas cuadras más al norte, siempre paralelo al gran mar dulce Rápidamente se otorgaron tierras y medios de subsistencia como vacunos y caballos para asegurar el arraigo y evitar las malas experiencias de la primera fundación.

Así con pocas cosas se fueron ubicando los primeros vecinos, quienes dependían de los frutos de la tierra para la supervivencia, los vacunos deambulaban por las pampas y de ellos se obtenían sus cueros sin pensarse aún en una fuente de ingresos

Buenos Aires desilusiono a los primeros colonos porque aquí no encontraron metales preciosos, sin embargo para fines del siglo XVII vieron que este puerto podría ser un punto clave para todo el territorio conquistado por la corona española

La salida al mar le daba posibilidades económicas así que no se tardó en ver la necesidad de la construcción de una aduana y de un puerto, por otra parte era necesario proteger a la ciudad de dos problemas, el contrabando y posibles invasiones.

Las condiciones geográficas no eran las mejores, la costa presentaba una profusa arboleda y pajonales que impedían avistar el acercamiento de cualquier embarcación, la falta de aduana hacia que no hubiera controles y se diera ingreso a mercancías de contrabando perjudicando al Cabildo

En este contexto los oficiales reales de Buenos Aires (contador y tesorero) elevaron el petitorio al rey. Con la aprobación de su majestad y la colaboración de los vecinos, aquí en los altos de San Telmo se terraplenó y se edificó la aduana con un espacio para la guardia y un lugar apropiado para almacenar los decomisos.

Con aduana Buenos Aires daba lugar a variadas actividades comerciales, sustentadas más por las mercancías que llegaban y no por las que salían de puerto

Un testimonio de la época da buena cuenta de las preferencias laborales de los recién llegados, este dice: No hay por aquí español por miserable que sea, que al poner el pie en tierra, no eche mano de peluca y espada, desdeñando toda ocupación que no sea la de comerciante…”

El hambre era recurrente, la población esparcida a lo largo de la costa se ocupaba de menesteres humildes, como la pesca o acarreo del abastecimiento de la ciudad. Por registros del siglo XVIII había 23 pulperos, 27 marineros 28 soldados, 11 propietarios, 9 clérigos, 3 maestros, 3 estudiantes, 2 médicos, 1 abogado.

Casi no había peones para sembrar o levantar una cosecha.

Sin cosecha la falta de alimentos y hambre era lo cotidiano, se llegó a tal extremo que el Alguacil Mayor dio orden de reclutar peones españoles, mestizos, negros y mulatos, formar cuadrillas para levantar cosecha.

Aparentemente se estaba formando el reino de los opuestos, un territorio sin metales preciosos y sin moneda, pero dedicado al comercio y un territorio virgen y extenso, donde había que obligar a la gente a explotarlo

1 comentario:

  1. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE


    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar